jueves, 16 de noviembre de 2006

VII

Cuervo.
En mis sueños
–¿o mejor dicho en mis pesadillas?
Revoloteo desgarrador. Rasguido de alas áspero.
Amasijo de plumas persistente. Patas y pico roncos.
Graznido negro: «Nevermore».

Reminiscencia de Poe.
Desasosiego. Premonición
Implacable búsqueda persecutoria de
mi lengua
mi vientre
mi voz
mis pechos
mis cabellos
–¿tal vez para besarlos?
Reminiscencia de Bukowsky.
Resultado: goteo incesante de
un espeso líquido amargo por mi lengua
la futilidad de mis palabras por mi vientre
la imposibilidad de hallar la verdad por mi voz
el impulso de los oscuros deseos ocultos por mis pechos
visiones apocalípticas sobre el presente por mis cabellos.

3 comentarios:

sandrita dijo...

Miriam, hay una segunda tentativa de cuervo. Pero tendrás que esperar. Me haré derrogar. Ja, ja.

Suspiria dijo...

A la espera estamos de la segunda parte Sandrita, jeje.
Y el cuervo dijo, nunca más...

sandrita dijo...

Suspiria: las traducciones literales a veces no son muy correctas. En inglés, "nevermore" suena más áspero, como queriendo imitar el graznido del cuervo. En castellano,no suena así. Qué le vamos a hacer.