lunes, 9 de julio de 2007

XXIV

¡Avanzo! Sí, avanzo...
Pero no... ¡En realidad, no...!
Apariencia, engaño, quimera.
¡Desciendo!
Por bases inestables,
perímetros de largo recorrido,
diámetros aparentemente rectos,
teoremas no entendidos,
las caras irregulares de los poliedros,
la fragilidad de los quebrados,
el laberinto de las raíces cúbicas,
la encrucijada que forman los ángulos,
el girar indolente de las esferas,
la confusión de los números irracionales,
la tensión que generan los planos superpuestos,
la fatiga de cargar sobre los hombros
y la memoria volúmenes pesados.
Magulladuras en el cuerpo y la voluntad
durante la caída.

2 comentarios:

sandrita dijo...

Quién me iba a decir que acabaría utilizando términos matemáticos para construir un poema. Paradojas. ¡Ja, ja!

konalgas dijo...

...todos llevamos un matemático dentro, jajajaja.

recuperese de su pierna atrofiada!!! aproveche para escribir!!!