domingo, 24 de febrero de 2008

35

Arrojar el cansancio
y la rutina
baranda abajo.

8 comentarios:

konalgas dijo...

...vale, pero mientras no te tires... todo perfecto

konalgas dijo...

...el 32 me ha devuelto al sur, a córdoba, a la tierra seca y las tardes quemadas del sol, campo a través entre girasoles.

he de volver al sur.

sandrita dijo...

¡Hola! Bien volverte a ver por aquí.
No, no me tiro, tranquila... ¡Ja, ja! Después de hacer el haiku me di cuenta de que podía tener una doble lectura. Pero en este caso es positiva: se trata de cada cual luche contra el cansancio y la monotonía con los métodos que pueda.
Sí, yo también pasaba por esos campos amarillos cuando iba al pueblo (Dos Torres, Córdoba), en tren o en autocar. Hace 10 años que no voy al pueblo. En el caso de la foto son campos de Segovia, pero también los encontramos en Andalucía y en Castilla-La Mancha. Cuando los vi, comprendía la poesía de Machado.
Cuando quieras, vamos al sur.

sandrita dijo...

¡Ah!, se me olvidaba. ¿Qué tal por Madrid?

camaleandonos dijo...

¿vivir sola en una casita sin luz ni agua en un pueblo abandonado en medio de un bosque? allí, estos comentarios no te llegarían!

sandrita dijo...

¿Una casita sin luz ni agua? Yo eso no lo he dicho. No seas melodramático, camaleandonos. ¡Ja, ja!

camaleandonos dijo...

me da mucho miedo, de verdad sandra...

plolaroit_ dijo...

...