martes, 21 de abril de 2009

DE MADRUGADA-AL AMANECER

Temo el amanecer, no quiero que llegue, quiero que el tiempo se detenga en esta madrugada… Madrugada metálica, madrugada de espacio reducido y movimientos limitados, madrugada del calor que ya no me das… ¡pero madrugada viva!… Si el amanecer significase caminar en un océano de libertad… ¡pero no!… Hace tiempo que la muerte baila alrededor de mi cintura en una danza ávida… Y al amanecer… el silencio, la oscuridad, el fin, ¡solo el fin!…
Al alba le sacaron de la celda. Le condujeron por el corredor de la muerte hasta llegar a una sala, donde le pusieron una inyección letal.



1 comentario:

Javidieguez dijo...

Certero. Un aguijonazo al alma de los que mirán al cielo estrellado sin ver la cara oculta de la luna. Un saludo.