miércoles, 23 de septiembre de 2009

EN LA CIMA

En 1953 Edmund Hillary, junto con el sherpa Tenzing Norgay, estaba a punto de llegar a la cima del Everest, la montaña más alta del planeta, en el Himalaya, por la vía del collado sur. Sería la primera persona que lo lograría. Nadie lo había conseguido antes —al menos no se tenían datos oficiales—. Alcanzó la cúspide. Lo que encontró en ella le dejó helado: multitud de huesos que correspondían a diferentes cadáveres. Algunos llevaban ahí mucho tiempo. Aunque uno debía haber muerto hacía poco, porque se encontraba en un incipiente estado de descomposición.

No hay comentarios: