sábado, 13 de noviembre de 2010

EL ENGAÑO

Hizo todo lo posible por vencer la enfermedad, pero no lo consiguió. Por deseo expreso, quiso morir en su casa. Los últimos días los pasó en la cama. Su tez se volvió pálida y adelgazó. Su familia la atendió bien, aunque sabía que era una ayuda puramente interesada. Intuyó cuándo llegó definitivamente el momento final, y entonces se rio entre dientes. Sus familiares estaban deseando que muriera para repartirse la herencia. Les había hecho creer que era poseedora de una gran fortuna, pero en realidad en la cuenta bancaria solo constaba el cobro de la pensión del mes anterior. 

3 comentarios:

El Criticon dijo...

Tenemos la maldad en nuestros genes, estamos muriendo, y aun pensamos en joder, incluso a nuestros seres queridos, nacemos con la maldad incrustada en el corazon.
Ja, ja ja, como mola.
Saludos
Ya estoy otra vez aqui

Mariela Parma dijo...

Hola!!!! Estoy en la blogoteca.20minutos. me gustaría que pasases y des tu opinión y si puedes votar, en buena hora!! Es la primera vez y quiero hacer conocer el blog!!!
te espero por http://lablogoteca.20minutos.es/todo-preescolar-15750/0/
Espero te guste!!
Muy bueno tu blog!!!
saludos

இலை Bohemia இலை dijo...

Pues vivir para eso...y encima se va a perder las caras de los familiares interesados...aunque mira, si ella se lo pasó bien...allá ella y sus rencores...