domingo, 2 de marzo de 2014

DESAPARICIONES


Varias desapariciones ocurridas en el barrio en la última semana tenían atemorizados a los vecinos. Las víctimas eran chicas jóvenes que gozaban de buena salud. La policía no sabía si seguían vivas o no. No se hablaba de otro tema en las calles, las plazas y los comercios, como en el de Tomás.
—Le he dicho a mi hija que vaya con cuidado.
—Yo también.
—Ponme medio quilo de carne picada. El otro día ya me llevé un quilo. Estaba tan tierna…
La sonrisa de Tomás brilló igual que la picadora a la luz mientras la limpiaba.

1 comentario:

sandrita dijo...

Microrrelato enviado al I Certamen de relatos fantásticos y de terror MadTerrorFest y publicado en la antología "Saborea la locura".