domingo, 25 de mayo de 2014

ENTIERRO

Los operarios de la funeraria detuvieron la furgoneta delante del nicho. Elevaron la plataforma y lo abrieron. Introdujeron el féretro y sellaron la tumba. Varias personas con los rostros serios lo observaban todo desde abajo. Algunas lloraban. Alguien pronunció, en voz baja, unas pocas palabras. Mientras, oculto en otra parte, Jorge trataba de imaginarse cómo estaría transcurriendo su entierro. Si todo salía como habían acordado, en unos días su mujer cobraría el dinero del seguro y se fugarían juntos. Lo que él desconocía era que su mujer había elaborado otro plan alternativo a ese.

1 comentario:

Sandra Fernández Jurado dijo...

Este microrrelato ha obtenido el primer premio del I Certamen nacional de microrrelatos revista Fábula-Planeta Eñe.