martes, 1 de julio de 2014

LA DECISIÓN


«Deseo que la sensación de frescor del agua me recorra toda la piel al zambullirme en el mar. Deseo que mis piernas y mis pies me lleven por la ciudad, y pasear por las calles y perderme entre sus gentes. Deseo amar a alguien, y que alguien me ame, formando un revoltijo de sábanas, cuerpo y caricias. O incluso deseo que acciones tan sencillas como comer, lavarme y vestirme las pueda realizar sin ayuda de nadie.»
   Pero solo podía desearlo. No podía hacerlo, sentirlo, vivirlo. Llevaba varios años postrada a la cama debido a un accidente de coche que provocó la inmovilidad total de su cuerpo, a excepción de la cabeza. Un día pidió a su familia lo que esta sabía que tarde o temprano podía pedirle.

1 comentario:

Sandra Fernández Jurado dijo...

Microrrelato enviado al I Concurso de Narrativa "Deseos" y publicado en la antología "I Concurso de Narrativa Deseos".